Monthly Archives: abril 2015

Desde tierra soñando waves

10420288_10205287289759507_4692903104685850205_n

Desde la última vez que pude estar cerca del mar había pasado varios meses. Muchos acontecimientos han ocurrido en mi vida, y son éstos los que no me han permitido volver al agua.

La última vez estuve en El Palmar, en octubre de 2014. Este lugar se sitúa cerca de Conil, en Cádiz. Es una zona donde se respira paz y tranquilidad , y la que recomiendo visitar al  menos una vez en la vida, es única, sin duda.

Cada vez que podía, me metía a ver videos relacionados con el surf, todo ello con la finalidad de poder estar cerca del agua, aunque fuese de pensamiento y seguir aprendiendo, ya que la teoría también importa.

Este fin de semana, he vuelto a surfear, y , aunque solo cogí grandes espumas debido a las olas tan grandes que había, me lo he pasado como una niña pequeña.

Como era de esperar, he vuelto a mi amada Costa Da Caparica, pero ésta vez a sido diferente, mi viaje a sido en solitario.

El primer dia fue el peor de todos, verte sola en un pais que no es el tuyo y sin hablar practicamente con nadie es duro, pero, al dia siguiente, me desperté con el chip cambiado, todo fluía, a si que me enfundé el neopreno, cogí mi tabla y al agua que me tiré. Allí conocí a dos chicos surfeando super agradables, pasamos las horas en el agua como críos pequeños riéndonos y disfrutando de lo que nos ofrecía el surf en ese momento, espumas y revolcones.

Cuando salimos del agua, fuimos a comer juntos y hablamos de algo que quería compartir con vosotros, porque me lleva pasando un tiempo. Después de aquella ola tan espectacular que cogí en Peniche el año anterior, mi surf se ha estancado, parece que no encuentro mi sitio en el agua, tengo suficiente nivel para dejar las espumas e irme al pico a pillar olas, pero después cuando estoy allí no consigo estar a la altura, o bien me falta un poco de remada, o me da miedo cogerlas en el último momento. A éstos surferos les ocurría exactamente lo mismo, y coincidíamos en que quizá lo mejor sería volver a hacer un curso de surf en el cuál nos enseñaran  nuevas técnicas o nos corrigieran la que tenemos, porque algo está fallando y no sabemos muy bien el qué.

Volví a casa con una experiencia nueva, nunca había viajado sola por miedo, pero después de este fin de semana, volveré a hacerlo cada vez que nadie pueda acompañarme, porque nuestro camino lo forjamos nosotros mismos, así como nuestros recuerdos, que son los que nos acompañán siempre.

 

 

sólo pasaba por allí

Cada vez que vuelvo de un viaje una sensación de profunda tristeza me invade. No sé cual es el motivo exacto, pero casi siempre quiero llorar, quizás porque no sé cuándo volverá a ser la próxima vez.

Este fin de semana he estado en Barcelona, con varios mis hermanos belgas. Era el cumpleaños de Carles, de su hijo Oriol y el estreno de su casa. Estábamos de reencuentro y de celebraciones. Se respiraba amor, todo el rato.

El Domingo fuimos a L´Ametlla del Mar. Salimos a navegar. Era tan feliz, que querría que el día no acabase nunca. Risas, cervezas y confidencias en medio del mar. Se nos fue tanto de las manos lo de relajarnos, que estábamos en el mitad del Delta del Ebro cuándo deberíamos estar ya volviendo hacia Barcelona, para que yo no perdiese mi tren.

Volvíamos exprimiendo al máximo el motor del coche. No tengo miedo a la muerte, pero si a una muerte en el que mis padres no puedan explicarse nunca cómo he sido tan imbécil.

Vimos un accidente en la Autopista. Tenía muy mala pinta. Estaba claro que ese todoterreno había dado muchas vueltas de campana. Qué marrón. Esta mañana quise saber qué había pasado. Crucé los dedos deseando que hubiese sido un susto. Resultado trágico.

accidente bcn

No sé cuántas veces pude haberles dicho a mis amigos que los echaba de menos a lo largo del viaje.  Por si la vida termina se lo quiero decirlo una vez más.

Sólo quiero que nuestras aventuras nunca acaben en la portada de sucesos.

hermanos belgas navegan

 

Con todo el dolor de mi corazón, escucho esta canción que hace de banda sonora.

Diego Santos, Abril 2015

Surf en ciudades

Practicar el surf en París? Sí será posible de aqui en 2016

Los Parisinos tendrán de aquí al año que viene la oportunidad de practicar el surf  como si estuvieran de vacaciones surf en Lanzarote o en Australia. Vamos a ver el proyecto Waves en City, que se realizarà en la mayoría de las grandes ciudades francesas después de París.

 

Practicar el surf  a treinta minutos del centro

El sueño de  muchos  aficionados de deporte de desliza se realizará dentro de poco. Con el proyecto Waves en City, iniciado por dos apasionados del surf, los Parisinos podrán dedicarse a su deporte favorito saliendo del metro. Por el momento, el lugar exacto de implantación de este punto artificial aun no està revelado , pero se instalará lo más cerca posible del centro de París. El acceso también se optimizará mediante los transportes públicos. La laguna podrá acoger una centena  de personas simultaneamente. Offrirà  una quincena de olas por hora, o sea bien más que en el océano. Las olas estaran también parametradas según el  nivel de los surfistas.  Los  más expertos  y los màs acostumbrados podran así aventurarse a tocar ola de  hasta 1,50 metro como durante las estancias de  surf en Lanzarote en invierno.

 

Waves in City: otras infraestructuras espectaculares

Al mismo tiempo concebido para divertir y satisfacer el deseo de entrenamiento de los apasionados, los profesionales o principiantes en la materia, el futuro foco de surf de París contendrá infraestructuras futuristas como una ola artificial en interior. Como en Lanzarote, tendrà también una escuela de surf, una tienda de alquiler de material, un bar y un restaurante. Un museo dedicado a la historia del surf en Francia y en el mundo será también accesible al público. Este concepto se realizará posteriormente en otras grandes ciudades del Hexágono a condición de que el proyecto en París dé sus frutas.

index