Monthly Archives: agosto 2015

Encuesta piscina olas madrid

The force of nature

¡Esta semana es la clave!

Tantos lunes, me lo repito, para tratar de motivarme. Pero hoy es más verdad que nunca.

Acabo de llenarme los pulmones completamente de aire, intento tararear esta canción mientras lo suelto despacio, pero me precipito y sale todo de golpe. Mejor, me la he puesto para acelerarme mientras el café hace su efecto. Si alguien pasa por el pasillo ahora debe pensar que estoy perturbado por poner la música tan alta. Bueno, quizás ya lo sabían.

Cierro los ojos mientras muerdo el vaso del café de máquina. Visualizo una sonrisa que me dice que todo va a salir bien. Siempre sale todo bien.

11825551_995422430507172_837436089352907995_nMe pongo a estudiar. Sprint final. No queda nada. Como un rayo. ¡Vamos!

Bolt

Enhorabuena Usain. Eres el rey. La leyenda será más grande cada vez. Deseando que llegue Rio16.

Diego Santos

Con dos huevos

Tengo que confesar una cosa, no me interesa mucho el surf de competición. Primero porque cuando voy a la playa, soy de esos que va tumbado. Aunque conozco a muchos corcheros que se ven los campeonatos en streaming, yo no. Tampoco me veo los de body, aunque cuando salen videos como los del último campeonato en Arica, simplemente flipo.

Nunca me atrajo la competición en ningún deporte. Nunca he tenido en la vida ansias de ganar a nada. No significa que me guste perder, sólo que el hecho de medirse, especialmente en deportes individuales necesita de cierto carácter del que carezco.

Obviamente nunca me planteé ni anotarme ni a un campeonato local de bodyboard, porque soy rematadamente malo. Eso sí, disfruto como un enano. ¿Maniobras yo? Con el coche al aparcar y poco más.

Sin embargo, raramente el mar me da miedo. No me he metido nunca en olas que hagan tanto ruido como para que te tiemblen las piernas antes de entrar, pero algún arañazo gordo me he llevado. Así que yo recuerde, miedo pasé una vez en Ponzos, otra en Sri Lanka y más recientemente en una ola de la zona del Son, que tenía tantas ganas de probar que me metí solo sin ser consciente de que el mar estaba pasadísimo y que surfear una vez cada tres meses te hace estar muy poco fino, mental ni físicamente.

Coincidió casi siempre que esos días el cielo estaba gris, viento huracanado. Lo que se dice ese día que no sabes muy bien por qué te metes, pero algo dentro de ti quiere adrenalina, segregar endorfinas o lo que cojones sea eso que te lleve a ponerte el neopreno y ponerte a remar. Al poco rato, te das cuenta que en realidad no estás cómodo y no es esa la sensación que estabas deseando tener.

Jay Morirarti dijo en persiguiendo a Mavericks: “¿Alguna vez has visto algo y has pensado que es por eso que estás aquí?por suerte me ha pasado muchas veces. Casi siempre en viajes de surf. Cuando fluyo con la vida y me mimetizo con el ambiente de tal manera que me doy cuenta que es lo que más me llena en la vida.

Los que habéis visto la peli, (que si no lo has hecho, deberías, pero puedes seguir leyendo que no te la voy a destripar) sabéis que Jay nació para surfear olas gigantes, tenía una atracción mística con el mar, especialmente cuando estaba grande. Su vida consistía en prepararse para ese momento. Para domar esas inmensas masas de agua. Lamentablemente con la cantidad de vídeos que salen al año de Macnamara, Sanchis, Ribiére y compañía, parece que surfear estas olas gigantes es un juego de niños. Esta película nos recuerda que no lo es.

Hace unas semanas, vimos un video de Tehaupoo, seguramente la ola más peligrosa del mundo, surfeada por Natham Florence (hermano de Jhon Jhon) haciendo según Kelly Slater “la mejor ola jamás surfeada en Teahupoo remando” (es decir sin remolcarse con un Jet Ski).

Este año también hemos visto en esta ola posiblemente el wipeout más salvaje que jamás se haya grabado nunca.

A pesar de las escalofriantes imágenes, ni un rasguño se ha llevado el rider. (muchos otros surfers no tienen esa misma suerte).

Siguiendo su línea excéntrica Jamie Obrien se tiró a Teahupoo encendido en llamas, marcándose además su mejor tubo.

Veo estos vídeos y personalmente alucino. Parece que no hay límites y que el miedo no existe. Que los surfers están hechos de otra pasta. Pero no es así. Son humanos.

Está claro que están ahí porque quieren. En freesurf no hay discusión. Sin embargo esto cambia cuando hablamos de la competición, en particular en los eventos del circuito mundial.

Hace unas semanas, planteaba la posibilidad de que los surfers se negasen a arriesgar sus vidas ante la posibilidad de que no se garantizase su seguridad en un hipotético Jbay 2016.

Hoy el planteamiento que me hago es diferente. Acabo de enterarme de que Filipe Toledo (Top 4 mundial a día de hoy) obtuvo un CERO en su manga en el reciente Billabong Teahupoo Pro.

top

En artículo que me he leído, entrevistan a Matt Warshaw (leyenda del periodismo histórico del surf) sobre su opinión de esta manga. Hago un pequeño resumen, en traducción libre, pero el artículo entero en VO está aquí.

Matt considera que si bien Filipe es de sus surfistas preferidos, no puede decir que esta manga fue así por culpa de una lesión. Este evento lo ganó Jeremy Flores que surfeaba con casco, tras un reciente accidente muy grave. Es cuestión de actitud. Y Felipe no está preparado para surfear en este tipo de condiciones. Ni en Teahoppo, ni en Cloudbreak o incluso en Jbay. Si Filipe gana este mundial, que es completamente posible, siempre tendrá un asterisco.”

“Filipe seguro que piensa que la prensa criticará sobremanera su surf en olas potentes. Y lo hará. Seguro que él quiere ser igual de bueno en condiciones radicales, que en olas pequeñas, donde es simplemente mágico. Pero nunca va a reconocer que no está preparado para este tipo de olas. No es tan malo, el propio Mick Fanning no lo estaba hace unos años y ahora lo está.”

Desde mi punto de vista, quizás el problema está en la diferencia entre lo que el espectador quiere de un campeón mundial, y lo que WSL ofrece. El circuito mundial como organización está encantado con eventos multitudinarios como los de Gold Coast, Rio o el US Open. Sin embargo parece que prefiere el espectáculo los Jbay, Tahiti o Pipe.

De ahí, que el público esté un poco desencantado con riders que sólo se sienten cómodos en olas pequeñas, que no le lleguen a la cabeza.

Matt Wharshaw, nos recuerda que esto no es nuevo,

Damien Hardman ganó dos títulos sin surfear olas grandes, y nunca admitió que no se sentía cómodo o que le diesen respeto. Una vez, Gary Green no remontó en su manga en Waimea,  creo que fue 1986, las olas eran enormes y simplemente dijo < Soy fumador, nunca he hecho un día de ejercicio físico en mi vida y nunca he surfeado este sitio tan horroroso, que le jodan.>

Parece que ya nadie recuerda que el Propio Miky Dora prefería las olas largas y pequeñas, incluso escribió largas descripciones del miedo que le daba surfear en el North Shore. Es cierto que luego surfeaba Pipe y Waimea, pero esa sensación de miedo estaba en su cabeza.

Como recuerdo de competición, me gustaría recordar a Kylie Webb, que como Filipe terminó su manga con un 0 en Sunset Beach un día de olas grandes. Pese a ello, quedó en la posición 17 y en el momento que le dieron su cheque, le dijo al director de competición que no se lo merecía y que le comprase a los jueces algunas cervezas.”

Con esto no quiero decir más que todos somos humanos. Con nuestras virtudes, defectos. Con lo que se nos da bien y con lo que se nos da mal. Todos tenemos un camino que descubrir y no tiene porqué ser surfista profesional.

En este sentido me hace gracia, que los millones de surfers paquetes que hay en las playas del mundo, entre los que obviamente me incluyo, tenemos la doble moral de criticar a un surfista del Top mundial por no arriesgar en condiciones en las que no se siente cómodo. Sin embargo, los días grandes no están masificados los picos en comparación con días más suaves.

Lo más gracioso, que después le explicamos a la novia,  “no soy muy bueno, ni me gusta arriesgar en condiciones extremas“, pero el mejor surfista es el que más se divierte. Y pretendemos que se lo crea cuándo días después nos ve burlándonos de un aspirante al título mundial.

Hay una frase que me encantaría decirle a Filipe, con una sonrisa de oreja a oreja:

Eddie would go.

Pequeño reportaje sobre Filipe Toledo.

 

Diego Santos

Duke el primer surfista profesional

Hoy estoy viendo que numerosos medios se hacen eco del 125 aniversario de Duke Kahanamoku. Siempre es agradable ver que hasta google rinde homenaje a una de las personas más influyentes del surf moderno.

duke

La historia del surf desde el punto de vista turístico es uno de los apartados que toca el proyecto en el que estoy trabajando. Aprovechando este día tan especial, os comparto un borrador de la influencia de la industria turística en la historia del surf, quedan muchas cosas por pulir os dejo una pequeña introducción:

Se puede debatir en qué lugar se practicó surf primero. Sin embargo, como práctica deportiva tal y como la conocemos hoy en día surgió en Hawaii.

Para hablar del surf moderno, tomaremos como punto de partida lo que se conoce como “surfing revival” o renacimiento del surf (tras casi su completa desaparición a finales del siglo XIX)  enmarcado dentro del Hawaiian Revival un movimiento cultural y social surgido en Hawaii en el que sus habitantes tratan de recuperar de sus tradiciones que habían ido perdido progresivamente desde el descubrimiento por el Capitán James Cook en 1778 hasta la pérdida de independencia política en 1890 momento en el que se convierten en una estrella más en la bandera americana.

El surf pasó durante algo más de cien años por varias etapas hasta casi su completa desaparición a finales del siglo XIX.

Será a principios del siglo XX cuando empieza su recuperación, aunque más que una recuperación por los propios hawaianos, se podría afirmar que asistimos a otra apropiación por parte de los forasteros blancos a los que los hawaianos llamaban “haoles”.  Pues el surfing será utilizado por la industria turística como atractivo para atraer haoles a Hawaii para que otros haoles puedan lucrarse de ellos.

El primer individuo que debemos destacar en la historia del surfing moderno es George Freeth, nacido en 1883 en Hawaii hijo de un capitán irlandés y de madre mitad-hawaiana. Estaba fascinado con sus raíces hawaianas, pese a serlo sólo uno de sus abuelos.

Historic Huntington - surfing - George Freeth - LA Herald Dec 17 1908

De pequeño había visto dibujos y antiguas pinturas sobre el surf y decidió dedicarse a ese deporte. La leyenda dice que cuando era adolescente uno de sus tíos quiso motivarlo en sus aspiraciones regalándole un viejo olo. Era tan grande que decidió cortarlo para poder transportarlo. Pronto se convirtió en uno de los líderes de Waikiki.

A principios de 1907 emerge la figura de Alexander Ford, un periodista afincado en Nueva York  aunque proveniente de una familia adinerada de Carolina del Sur  que llega a Hawaii tras un viaje por Rusia y China. Tras hacer su propia tabla, pasaba muchas horas en el agua con Freeth y otros hawaianos.

Sobre Freeth, Ford dijo que había algo espiritual en él que lo hacía diferente a los demás, una luz brillante. El era un joven moderno pero que se resistía a las importaciones del Estado Americano, siendo el Agua su Dios y el jugando en ella, siendo casi una figura como Cristo.

En mayo de 1907 Jack London navegó hasta Hawaii con su mujer. Ya era famoso por su obra “The call of the wild” y Ford conocía su reputación como aventurero. Ford buscó a London en su hotel ya que estaba muy interesado en el renacimiento del surf y London podría promocionarlo, por lo que lo acorraló hasta que consiguió llevarlo a surfear.

the-cruise-of-the-snark-by-jack-londonEn un artículo para Womans Home Companion titulado “Riding the South Seas Surf” (1907) London escribió sobre su experiencia surfeando afirmando que era un deporte de real para los reyes naturales de la tierra. Este artículo alcanzaría mayor audiencia cuándo apareció como un capítulo en Cruise of the Snark (1911).

London y Ford representaban y propagaban el resurgir del interés en el surf durante la primera década del siglo. Aunque para Charmian London (la mujer de Jack) la clave de este nuevo interés es Freeth. El surf estaba ahí, era divertido en el antiguo Hawaii y seguía siéndolo en 1900, sin embargo, el estilo de vida de Freeth fue lo que inspiraba a estos escritores.

Los autores que estudian el desarrollo del surf consideran que es imposible que un joven hawaiano reviva el surf él solo, se necesitan mayores fuerzas sociales que trabajen en la misma dirección. Los autores evidencian que London y Ford eran turistas. Se conocieron en el “The Royal Hawaian Hotel”.

Esto tiene un significado clave. Está muy bien que los jóvenes hawaiianos expresen su identidad cultural con el surf, sin embargo con la aparición de London y Ford los ciudadanos americanos podían ver que no tenían nada que temer al viajar a su nueva posesión. Esto significó la emergencia de la industria turística en Hawaii.

El turismo era una de las asignaturas en las que la monarquía y las élites haloes trabajaban codo con codo, y los empresarios blancos comenzaron con un marketing turístico muy entusiasta con diferentes publicaciones que promocionaban la imagen de Hawaii. Hawaii participó en la Expo de Chicago de 1893 con la maqueta de un volcán y bailarines de hula.

Estos esfuerzos generaron unos flujos de unos dos mil visitantes al año a finales del siglo XIX, lo que significaba suficiente para mantener el “Royal Hawaiian” (único hotel en las islas) pero no se podía decir que el turismo fuese una fuerza económica.

El número de turistas se duplicó después de la anexión, pasando de dos mil en 1898 a cuatro mil en 1902 y continuó creciendo.

La industria del ocio en sí misma, había dotado de un significado peyorativo a la palabra turista, con una imagen de “guiri” alejados de cualquier experiencia. Sin embargo los vacacionistas querían emular a los duros viajeros, una especie de anti-turistas que alcanzaban la originalidad fuera del camino marcado.

El surf ofrecía esta clase de experiencia auténtica en una cultura exótica aunque fuese evidente un paquete vendido por la industria turística hawaiana.

Que mejor manera de acercarse a la cultura hawaiana que a través del surf, una imagen que los ofrecía como pacíficos y divertidos, al contrario que otras interpretaciones que los tachaban de violentos o incluso caníbales. Para ratificar esta imagen la propia Oficina de Turismo de Hawaii en un anuncio en la revista National geographic incluyó una foto de una joven blanca surfeando con el siguiente texto: “El agua es lugar para jugar (…) dónde bronceados hawaianos te enseñaran como mantener el equilibrio en sus rápidas tablas de surf”.

promocion hawaii

Por su visualidad los promotores turísticos pronto ampliaron imágenes de surf para hacer posters y anuncios. Uno de los primeros posters data de 1897 centrado en un surfista ante una buena ola, encuadrado por bananas y palmeras, al fondo el  Diamond Head.(volcán).

poster surf hawaii

 

Esta imagen se convertiría en la estampa más típica del marketing turístico de Hawaii que propagaba el estilo de vida del surfista a la sociedad americana. Lo que produjo que se pasase de unos pocos surfistas a cientos en menos de una década.

DUKEsello duke

Aunque como hemos visto George Freeth fue un personaje crucial para el renacimiento del surf moderno. Duke Kahanamoku es conocido como “el padre”. Duke era muy amigo de Freeth y siempre reconoció las contribuciones de Freeth al surfing moderno y trató de mantener su legado vivo incluso después de su muerte.

Duke se convirtió en la imagen pública como prototipo de surfer, literalmente un hombre poster para el turismo de Waikiki, de manera más general se le conocía como el hombre acuático.

Duke tenía linaje monárquico aunque su familia era de origen humilde. Hasta tal punto que dejó de ir al colegio por la necesidad de su familia del dinero que él ganaba como buceador y pescador.

Duke comenzó a surfear con otros jóvenes locales y Freeth era ya un líder de la recuperación del surf por lo que servía como ejemplo e inspiración, aunque pronto se convirtió en mentor y amigo.

En 1910 Duke se construyó una tabla más larga que la alaia que se utilizaba por aquel momento lo que le facilitó coger olas, y acercarse a los arrecifes más alejados de la playa en Waikiki.

La primera fama de Duke vino gracias a la natación. Además de batir el record americano en 100 metros estilo libre, ganó el oro en las olimpiadas de Estocolmo en 1912. No sólo era apreciado por su talento nadando, sino que los competidores y público lo apreciaban por su humildad, deportividad y su naturaleza buena.

Su oro olímpico le dio fama instantánea, lo que le llevó a dar exhibiciones en diferentes ciudades del país. En esas mismas ciudades Duke daba demostraciones de surf también. Con la ayuda de los periódicos locales, pronto se plantó la semilla del surf en los estados continentales.

Su gracia, estilo y fotogénica sonrisa añadían a su coraje, hacían de él un embajador natural del surf.

En 1914 Duke se embarcó en una gira de natación en Australia, invitado por su asociación nacional. Aquí también dio una demostración de surf en Freshwater Beach en el norte de Sydney en una tabla que él mismo moldeó hecha de pino local.

Front page only -Dukes_Day_A4_Jack McCoy 27 June

Duke surfeó durante casi dos horas, observado por la multitud que vitoreaba al verlo cabalgar ola tras ola. Al salir del agua, le regaló su tabla a Claude West un niño que estaba viéndolo y que se convertiría en el primer campeón de Australia de surf.

La realidad es que Duke utilizaba estas exhibiciones no sólo cómo medio para difundir su pasión por el surf, sino que era su mecanismo para sobrevivir. Tal y como veremos más adelante fue el segundo surfista profesional tras Freeth. Aunque debido a su poco autopromoción, su personalidad y su confianza en los demás lo hacían un pobre hombre de negocios. Finalmente y tras muchos trabajos basura, incluyendo algunas apariciones en películas, gracias a sus contactos fue nombrado sheriff de Honolulu.

Otros surfistas como Freeth eran también vigilantes de la playa y muchos otros se dedicaban a enseñar a surfear a los turistas. Más adelante los surfistas también se dedicaban a diseñar tablas y bañadores. Cuando el surf se profesionaliza, los campeonatos constituyen otra manera de ganarse la vida con el surf.

Duke fue el primer surfista en recibir un salario por utilizar material, en este caso Pacific System Homes, que producía tablas al por mayor en California, comenzó a pagarle por utilizar sus tablas.

No era causalidad que tanto Freeth como Duke fuesen grandes nadadores además de surfistas. No puedes surfear si no puedes nadar. Por lo que los esfuerzos de promoción del surf por parte de Ford y London no tendrían efecto si el público general no supiese nadar. Finales del siglo XIX se enmarca en un contexto en el que se generalizan las clases de natación y las piscinas por el territorio americano, circunstancia clave para la resurrección del surf.

 

Espero que os haya gustado. Es un tema que me apasiona y sobre el que estoy trabajando y espero poder compartiros más historias pronto.

Diego Santos

 

Un burro volando

Siempre me han dicho que distraigo con un burro volando. ¿O me decían lo del burro volando porque me lo creo todo?

¡En realidad querría ser yo el burro que vuela! Pasar de estas ataduras sociales que impone la edad cuándo llegas a los 30. Paso de casarme. Paso de un trabajo estable. Quiero irme lejos, aunque sea mentalmente.

Ansío volar,  verlo todo desde arriba  mientras sonrío.Tomarme un descanso, pensar que quizás un día quiera un hijo. No ahora. Pero un hijo al enseñarle mil cosas bonitas, llevármelo al campo y a la playa. Enseñarle a vivir sin horarios, rodeado de naturaleza.

Le hablaré de soñar despierto. Le contaré cuentos en el que el será el protagonista , quizás vayamos a Filipinas o Indonesia. Quiero enseñarle una vida sin miedo al futuro ni al fracaso. Fracasar es compararse con otros. Y la felicidad es otra cosa.

¿E ti de quen ves sendo? Te preguntarán.

Da igual quién sea tu  familia. Al final todo se vende. Eres del capital. Ya no hay almas libres ni puras. Te venderán por cuatro perras gordas. Pero nunca dejes de ser fiel a ti mismo. Por eso cierro los ojos, y me veo volando.

Prometo no cagar desde el aire. Soy un burro no una gaviota.

drancito shrek

Diego Santos

 

cercando la felicita

Se me ocurren muchas formas de aplicar esta elocuente oración. Me gustaría reenviarsela a tantísima gente. Quizás no la sintiesen tanto como yo lo hago hoy, porque interpretarla es casi un estado mental. Trabajando por ser libre.

Demasiadas tardes de verano estudiando sin saber porqué. Quizás para alimentar el ego. Quizás como camino a la libertad. ¿Qué quieres hacer con tu vida?

Mea culpa por los fantasmas que resurgen una y otra vez dentro de mi, porque el desapego debería ser para las cosas, para las personas y para las ideas!

incluyendo las barras del bar!

biogia

La radio de spoty me regaló esta canción. No entiendo mucho italiano, pero lo suficiente.

Noi, gente que spera,

cercando cualquosa de piu

in fondo a la sera

Noi, gente che passa e che va,

cercando la felicitá

sopra esta terra

 

Encuesta Surfers Salnés

Ataqques de requin a reunion

Sharks and South African surf tourism

Encuesta Bañistas Salnés