No hay campanas de boda

By | 21/04/2014

Debe existir una especie de trauma psicológico que nos hace viajar muy lejos y sin embargo no conocer casi nada de la belleza y singularidad que nos rodea. Hacía casi dos años que no salía físicamente de la península ibérica, y todavía no me han dado plaza en psiquiatría.

Esta Semana Santa me he ido a una parte de África. Aunque administrativamente depende de España es otro mundo. Creo que fue en un viaje a Canarias cuándo Artur Mas descubrió qué es eso de identidad.

No buscaba nada. Encontré un diferente grandioso mundo. Aprendí de quien sabe  compartir el amor con quién quiere con locura. Disimulé mi emoción vistiéndome una corbata mágica. Me desnudé con amigos que nunca dejarán de serlo. Dejé de ser asocial para reconocer que hay personas más especiales que muchos familiares. Tuve mucho miedo a tener que volver antes de tiempo.

diego santos boda barbara

 

Quise detener el tiempo. Congelar mi alegría para siempre. Fundirme en abrazos tiernos y sinceros. Dar más de mí a un mundo que me sonríe. Encontré la necesidad de llevar siempre una vida tan sincera que me llevará de cabeza al infierno dónde me encontraré con muchos de vosotros y con el último poeta libre.

La rutina deja de serlo cuándo hay ganas de volar.

Intentaré devolveros todo lo que me dais cada día siendo más feliz.

¡Qué vivan los novios!

 

Moonshine pours through my window
The night puts it’s laughter away
Clouds that pierce the illusion
That tomorrow would be as yesterday…

 

Estas son algunas de las cosas que he hecho durante mis diez días en Tenerife que dividiré en minipost:

(to be updated soon)

 

Diego Santos para Surfin

Música y letra: Sixto Díaz Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *