A Coruña

En la ciudad de A Coruña nadie es forastero, según sus habitantes, y miles de turistas cada año pueden dar fe de su hospitalidad.

A Coruña es el municipio más poblado de Galicia por detrás de Vigo. Fue capital de esta comunidad autónoma desde el siglo XVI hasta el siglo pasado, cuando en 1982 fue declarada la ciudad de Santiago de Compostela como tal.

Rodeada por el océano Atlántico y con tres clases de costa diferentes (mar abierto, ría y bahía), es una gran terraza que asoma  a la inmensidad del mar. Sus aproximadamente dos mil años de historia están a merced, en su mayoría, de su antiguo puerto pesquero y mercantil.

Está custodiada por el símbolo de la ciudad, la Torre de Hércules, que es el faro más antiguo del mundo aún en funcionamiento y declarado Patrimonio de la Humanidad. Una de las leyendas sobre esta construcción dice que Hércules enterró justo ahí la cabeza del gigante Gerión. Una de las maneras de llegar al parque en donde está situada es caminando por el paseo marítimo, que rodea la ciudad desde el Castillo de San Antón hasta el Portiño. El Castillo de San Antón es un fuerte que protegía el puerto, más tarde pasó a ser una cárcel y a día de hoy es el lugar en donde podemos visitar el museo arqueológico de la ciudad, hasta el Portiño.

Los 13 kilómetros que recorren el paseo Marítimo lo convierten en el más largo de Europa. A largo del mismo, nos tropezamos con el Domus, museo interactivo del ser humano; además, veremos la Casa de los Peces, donde podremos conocer la fauna marina que habita en esta zona, así como otras especies de otro tipo de clima.

A Coruña se divide en la Ciudad Vieja y el Ensanche, la parte moderna. En la Ciudad Vieja nos encontramos el corazón de la urbe, la Plaza de María Pita, en donde se sitúa el ayuntamiento y encontramos el monumento en honor a la mujer que le da nombre, heroína de A coruña. Es un lugar con bastante ambiente, sobre todo los fines de semana, en donde tomar algo en alguna de las agradables terrazas. El Ensanche, sin embargo, es un lugar con modernos edificios en donde se percibe el esplendor de la economía Coruñesa, basada en el sector servicios y su activo comercio potenciado por el puerto.

Pero no todo son edificaciones, el Parque de Santa Margarita, por ejemplo, es un lugar verde donde relajarse en la ciudad. En él podemos encontrar el Planetario, casa de las ciencias.

Cómo no, destacar sus playas. En total hay 8 playas, siendo las más céntricas, Riazor y el Orzán, son las más concurridas habitualmente. Pero si en la misma ciudad buscas más calma, podrás ir a la playa de Lapas, al lado de la Torre de Hércules. La playa de San Amaro también es un lugar tranquilo y acogedor, pero para ir con niños pequeños.

Si bien es cierto que hay iglesias de importancia arquitectónica, que la ciudad cuenta con una de las cristaleras más bonitas del mundo, justo frente al mar, que han servido de inspiración al mismísimo Picasso, nadie puede discutir, que desde el punto de vista arquitectónico y paisajista, A Coruña no sería la misma sin su largo y cuidado paseo marítimo que bordea completamente la ciudad, y en cuyo epicentro se encuentra,  la Torre de Hércules.  El único faro romano del mundo y el más antiguo que todavía funciona. En sus cimientos la leyenda sitúa la cabeza del gigante Gerión, colocada por el mismísimo Hércules tras vencerlo en batalla y que aparece simbolizada en el escudo de la ciudad.

Desde el punto de vista turístico, además de la maravilla del paseo, que además de la Torre de Hércules (y su maravilloso parque) incluye el puerto pesquero y la ciudad de Cristal. El visitante no puede perderse las panorámicas de la ciudad desde el monte San Pedro, pasear por la playa del Orzán y Riazor, o perderse por la calle de San Andrés, Real o Barrera, auténticos símbolos de la ciudad, sobretodo cuando empieza a caer la tarde, y la ocasión merece plantearse degustar alguno de los productos frescos del cercano mar.

Desde el punto de vista gastronómico, la ciudad también cuenta con galardonados restaurantes, para quién prefiere algo un poco más exclusivo.

Museos como el Domus, la Casa de las Ciencias , la Casa Museo Picasso o el aquarium Finisterrae pueden ser una buena alternativa para aquellos que busquen un plan más cultural. Si es el caso, también cuenta la ciudad con numerosas galerías y auditorios con una completísima agenda.

La ciudad tiene a escasos kilómetros pueblos con grandes atractivos turísticos naturales, como pueden ser Mera, Arteixo, Laracha

SURF

A Coruña, es una de las pocas ciudades españolas que puede presumir de contar con una playa urbana surfeable. Se trata de la Playa de Orzán. Concretamente la parte derecha de la playa, dónde una pequeña playa, la de Matadero es la que da el nombre al mejor pico de la playa.

Normalmente no se trata de una gran ola, y es utilizada con frecuencia por las escuelas de la ciudad. Aunque bien es cierto que con las condiciones óptimas puede dar grandes baños y tubos.

El campeonato “Mellor dos mellores” de la Federación Galega de Surf suele celebrarse en este arenal, que ha visto iniciarse en sus olas a muchos grandes surfistas han salido de la ciudad, como los hermanos Pedro y Pablo Montero o a Óscar Vales entre otros.

No muy lejos de la ciudad, y aunque realmente pertenece al municipio de Oleiros, se encuentra la playa quasi-urbana de Bastiagueiro. Que recibe un poco más de mar y también tiene una gran infraestructura surfera cercana la que la convierte en una playa con varias escuelas, y extremadamente concurrida, sobretodo en los días cercanos al verano, cuando las temperaturas son más agradables.