Hoy cumplo sueños

Había pensado en colgar un video agradeciendo que me hayáis aguantado durante tantos años. De hecho, grabar lo grabé, pero soy un desastre montando las escenas y en  realidad sólo quería recordaros que lo único importante de la vida es ser feliz.

Da igual que te des cuenta leyendo libros de aventuras o que necesites casi matarte en bici.  Sea cual sea el sendero que te haga feliz, síguelo. La felicidad es el camino, no el final. Al final todos podemos buscar una excusa para asentar la cabeza, o para no hacerlo. La incertidumbre del futuro acojona un poco, pero más miedo me da seguir el camino marcado.

11227580_964645020251580_2200709277235434264_n

 

Soy consciente de que muchas veces soy un auténtico imbécil y egoísta, pero como diría Ortega, yo soy yo y mis circunstancias.  No me juzgues sin saber el contexto. He pedido perdón mil veces por desplantes a convencionalismos sociales. Pero no quiero sentirme mal por no hacer cosas que no me apetecían en cierto momento. Quizás no haya ido  a tu despedida de soltero o al bautizo de tu hijo,  pero el día que haga falta, de verdad, intentaré estar ahí, que creo que eso es lo que de verdad  importa. Porque otra cosa no, pero siempre intento tener tiempo.

Cuándo me preguntaron qué quería de regalo, pedí la paz en el mundo. Que no lo puedes conseguir. Pues dedícame tiempo. Sería la ostia que me llames, que me escribas, que me cuentes cómo te va la vida. Dime que eres feliz. Cuéntame que todos tus planes van sobre ruedas y que te vas a comer le mundo. Si esto es demasiado ambicioso, me conformo con mucho menos, me gustaría  que me visualices con mi cara de niño (me conservo genial eh) delante de la tuya. Y sonriamos juntos.

Te propongo un brindis místico porque nunca nos hagamos mayores. Al menos de espíritu, que es lo que más cuenta. Yo hoy  me hago un año mayor, pero en este año he rejuvenecido diez. He hecho mil cosas que llevaba años sin hacer,  incluso me he vuelto a enamorar. Joder. Hacía mil años que no tenía esa sensación. Creo que aunque fuese breve, eso me hizo feliz también. Asique guíñale un ojo. Hazle un regalo hoy, cualquier chorrada seguro que hace que sonría. Dile que la quieres.

El otro día, estudiando, sonaba una canción que había escuchado mil veces, por primera vez me paré a escuchar la letra, y me gustó. Quizás puedas ponerla hoy cuándo vuelva a casa:

 

Podría decir mil mierdas más. Porque siempre fui de mucho bla, bla, bla.  Pero de este año aprendí que más que hablar hay que dar ejemplo. Y en esas estoy. Aún sabiendo que la mayoría del sistema es una mierda, quiero buscar mi sitio en algo que me motive mínimamente. Por ahora centrado en mi doctorado. Fecha límite 30 octubre. Quiero intentar exponerlo en un congreso de Sociología que hay en Noviembre y sacar alguna publicación. De todo este material mi idea es tratar de hacer un curso especialista online. Sociología del Surf desde una perspectiva turística. Creo que no suena tan mal.

También quiero irme de voluntario. ¿Con 31 y de voluntario? Pero no había que ir cada uno por su camino. Pues me quiero hacer un voluntariado adhoc. India, Sri Lanka, Indonesia, Filipinas. Algún sitio que llene de vida y la gente sonría desde el corazón. Pero es tan complejo que si alguien quiere se lo cuento otro día, dejo que me invite a una cerveza. 😉

Gracias por todo.

Diego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *